Las contraseñas son la primera línea de defensa de nuestra privacidad virtual. Y, sin embargo, en las puertas del 2020, todavía continuamos utilizando determinados patrones de contraseña nada seguros que los delincuentes de internet conocen a la perfección. Hablamos no solo de contraseñas obviamente inseguras como “1234567” o “asdfgh”, sino también de contraseñas basadas en informaciones personales fácilmente localizables como fechas de nacimiento, fechas de aniversario o nombres de mascotas. ¿Pero cómo crear una contraseña segura?

 

Consejos para crear una contraseña segura

Nuestro primer consejo está muy relacionado con lo ya mencionado en relación a las informaciones personales: no crear contraseñas basadas en datos potencialmente hallables en las redes sociales o en cualquier otro entorno de internet. Después de todo, los ciberdelincuentes cuentan con las llamadas técnicas de ingeniería social gracias a las cuales consiguen recabar todas las informaciones disponibles en la red de una persona concreta. Como es de imaginar, emplean dichas informaciones recabadas para predecir contraseñas.

“¿Y si modifico ciertas letras por números para que dichas contraseñas basadas en informaciones resulten más complicadas de adivinar?” No funciona. Los delincuentes conocen todos los trucos de sustitución y experimentan con ellos a la hora de descubrir contraseñas. Tampoco nos sirve combinar mayúsculas, minúsculas y números si los estamos aplicando sobre informaciones personales públicas. Eso no es crear una contraseña segura. Puede que los ciberdelincuentes tarden más en adivinarla, pero terminarán haciéndolo.

Lo mismo ocurre con las combinaciones idiomáticas. El hecho de combinar palabras en diferentes idiomas puede incrementar la seguridad de una contraseña, pero, de nuevo, si estamos aplicando dicha estrategia a una palabra vinculada a nuestra identidad personal en la red, estamos lejos de estar protegidos. Para crear una contraseña segura de verdad tenemos que recurrir a otro mecanismo. Uno que ha sido catalogado como los expertos en la seguridad informática como el mejor de todos.

 

Crear una contraseña eficaz con letras, número y símbolos combinados

El mecanismo más valioso a la hora de crear contraseñas seguras es la combinación de varias palabras que no guarden relación directa con la persona, dificultando enormemente su adivinación, pero que a la vez puedan ser recordadas gracias a una relación lógica establecida particularmente por dicha persona. Es decir, tenemos que tomar varias palabras sin ninguna relación aparente entre ellas, preferiblemente aleatorias, y proporcionarles un sentido de relación único que ninguna otra persona pueda proporcionar.

Es complicado, pero merece la pena. Después de todo, las contraseñas protegen tanto nuestros datos personales como nuestros datos profesionales. Todas las precauciones son pocas. Por eso, una vez tenga una combinación de tres palabras vinculadas por un criterio lógico totalmente personal, deberá someterla al resto de consejos de creación de contraseñas seguras que existe. Es el único modo de garantizarnos una contraseña que los ladrones informáticos no puedan adivinar bajo ninguna circunstancia.

En ese sentido, para crear una contraseña segura a partir del mecanismo previamente detallado deberá añadir otras reglas como que posea, como mínimo, quince caracteres. O que cuenta con letras, número y símbolos para potenciar su seguridad. Una vez la tengamos, es muy importante no reciclarla para diferentes servicios. Cuantas más contraseñas tenga más seguridad global tendrá. El descubrimiento de una de ellas no implicaría poner todas sus cuentas bajo control de los ciberdelincuentes.

This website uses cookies so that you have the best user experience. If you continue browsing you are giving your consent for the acceptance of the aforementioned cookies and acceptance of our cookies policy, click on the link for more information.

ACCEPT
Aviso de cookies